Entre 2.500 y 3.000 colombianos solicitan cada año el estatuto de refugiado en Venezuela, según el Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados (ACNUR), organismo que considera que la crisis diplomática entre ambos países no debe afectar a esta cuestión puramente humanitaria.

Desde 2002, ACNUR calcula que más de 180.000 colombianos han huido a Venezuela porque su integridad física corría peligro. De ellos, 14.723 solicitaron el estatuto de refugiados, que el Estado concedió a 2.900.

“Tenemos un pequeño número de refugiados comparado con el total de colombianos que huyeron a Venezuela. Esta situación es un reto para todo el mundo”, declaró el representante de ACNUR en Venezuela, Mohamed Alwash, con motivo del Día mundial del refugiado.

La falta de información de la persona que llega a Venezuela y su miedo a acudir a un organismo oficial, sumado a la lentitud del proceso en los organismos oficiales, son algunas de las causas que explican esta situación.

“En Venezuela tenemos una ley excelente sobre refugiados desde 2001 y eso es un gran paso comparado con otros países. El problema es convertir la ley en realidad. Acelerar los procedimientos debe ser un desafío para todos”, dijo Alwash.

La crisis en las relaciones entre Venezuela y Colombia, provocada por un acuerdo militar entre Bogotá y Washington que hizo que el gobierno venezolano congelara en 2009 sus relaciones con el país vecino, no ha alterado la política de recepción de refugiados, según ACNUR.

“En Venezuela, no siento resentimientos, xenofobia o amenazas contra colombianos. Creo que la gente y el gobierno son muy generosos con los colombianos”, aseguró Alwash.

En palabras de Alfredo Infante, director para América Latina del servicio jesuita a los refugiados, se han detectado “algunos casos aislados” de xenofobia hacia los colombianos en los últimos meses, así como una mayor lentitud en el tratamiento de ciertos casos de refugiados.

“Pero en Venezuela, tanto el refugiado como el que está a la espera de este estatuto, tiene acceso a numerosos programas públicos de educación, salud y otros”, destacó.

Según ACNUR, el flujo de refugiados y personas desplazadas en el mundo aumentó nuevamente en 2009 y llegó a 43,3 millones de personas. (El Impulso, http://www.elimpulso.com/pages/vernoticia.aspx?id=104066)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.