Foto: Correo del Caroní
Foto: Correo del Caroní

La protesta de los trabajadores de la Corporación Eléctrica Nacional (Corpoelec) comenzó este lunes en la represa Antonio José de Sucre, Macagua.

Con pancartas y con vehículos cerraron la entrada del portón principal, en reclamo por el pago de pasivos, dotación de implementos de seguridad y mejores condiciones laborales en la planta.

El Sindicato Único de Trabajadores Eléctricos del estado Bolívar (Suteeb) lideró la manifestación que, prometen, no será la única de esta semana. “Cada día tomaremos una sede distinta para que nos escuchen”, advirtió el secretario general de la organización, Francisco Alarcón.

Desde la central hidroeléctrica, uno de los cinco sindicatos de la industria en el estado Bolívar exigió al ministro para la Energía Eléctrica, Jesse Chacón, que cumpla con el pago del contrato colectivo que se les adeuda desde que se firmó en 2010.

Para Alarcón lo más grave son las condiciones inseguras que ya cobraron la vida de 13 trabajadores en 2013, dos en lo que va de año y la depreciación del salario.

“Tenemos salarios de hambre. Mientras el salario mínimo está en 142 bolívares diarios, en Corpoelec tenemos trabajadores que cobran 109 bolívares. Queremos saber qué fue lo hicimos”, inquirió el dirigente.

El comité ejecutivo de Suteeb, acompañado por trabajadores en la entrada de la central, expusieron las irregularidades en el cumplimiento del contrato marco, suscrito por el Ministerio de Finanzas, Ministerio del Trabajo y la Procuraduría de la República.

Alarcón recordó que les deben cuatro aumentos de 8 por ciento, tres aumentos de 33 por ciento en el caso del personal amparado, mientras que los trabajadores excluidos de la convención acumulan seis años sin incremento salarial.

Desánimo

Después del salario, a la dirigencia le preocupa el bajo liderazgo que hay en la industria. “A los trabajadores los han humillado porque tienen unos líderes disfuncionales en las áreas. Tienen todo el rechazo porque no toman en cuenta el talento del personal”, denunció el también secretario ejecutivo de la Federación de Trabajadores de la Industria Eléctrica de Venezuela (Fetraelec).

Además de las condiciones laborales, los bajos salarios y el escaso diálogo, el sindicato denuncia la progresiva tercerización de la mano de obra. Primero con el sistema de atención al cliente, que ampara a alrededor de 500 trabajadores en todo el país, y luego la atención de las fallas en las comunidades.

Este miércoles, y a propósito de la protesta convocada en todo el país, Fetraelec discutirá en un comité ejecutivo la convocatoria a una huelga general.

En Macagua el reclamo terminó a las 10:00 de la mañana. En algunas áreas, que no comprometen la prestación del servicio, empleados decidieron acatar el paro. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.