Archivo
Archivo

La Corporación Venezolana de Guayana (CVG) no está tan solvente con sus trabajadores como asegura el presidente de la estatal, Carlos Osorio.

Medicinas, servicio de clínicas, reembolsos, retroactivo de evaluaciones desde enero, aumento por convención colectiva desde abril, entre otras deudas, tiene la casa matriz con los 1.600 trabajadores de la corporación.

La denuncia la hizo el Sindicato Único de Empleados de la Corporación Venezolana de Guayana (Sunep-CVG) ayer en respuesta a las afirmaciones de Osorio este fin de semana.

“Desmentimos las declaraciones del presidente de la CVG. Son medias verdades”, dijo el secretario de organización del sindicato, Cecilo Pineda, durante la protesta que lideraron en el edificio administrativo de la corporación.

El personal paralizó las actividades administrativas en reclamo por el desconocimiento de varios acuerdos contractuales, entre ellos los aumentos de salario, el primero de ellos de Bs. 1.800 previsto para el mes de abril.

Pineda indicó que la CVG tiene la intención de desconocer varios de esos compromisos firmados en actas separadas, como el bono de compensación de Bs. 40 mil para el mes de agosto, Bs. 60 mil para octubre y Bs. 60 mil para diciembre.

Entre las deudas, la Asociación de Jubilados y Pensionados de CVG (Ajupe-CVG) puse especial énfasis en el beneficio de medicinas que, desde hace tres semanas no se entrega y hace dos años no se pagan los reembolsos, afirmó el presidente de la organización, Miguel Espinoza.

Los dirigentes calculan que más de mil pacientes crónicos están afectados tanto por la suspensión de las medicinas, como del servicio de clínicas. (Clavel Rangel, Correo del Caroní, 03.06.13)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.