Archivo
Archivo

Por primera vez en los 50 años de la Siderúrgica del Orinoco (Sidor) el contrato colectivo del Sindicato Único de Trabajadores de la Industria Siderúrgica y Sus Similares (Sutiss) alcanza los cuatro años de vencimiento.

Este 12 de mayo, al cumplirse un año más de la renacionalización de la acería y firma del convenio por el presidente Hugo Chávez en el 2008, los trabajadores de la acería también cumplen cuatro años sin el natural ajuste a la escala salarial del, entonces, mejor contrato del país.

La ocasión es propicia, asegura el movimiento Coalición Siderúrgica, para recordar las razones por las cuales no ha habido avance en más de un año de discusión contractual.

A la luz de los 19 días de paro en la acería, el coordinador del equipo y vocal de Sutiss, Leonel Grisett, señala que dos factores han incidido en el estado de la negociación.

En primer lugar la poca fiabilidad que representa el patrono, el cual ha firmado decenas de actas sin cumplir, y la manipulación del presidente de Sutiss, José Luis Hernández.

Desde el pasado 5 de mayo el Ejecutivo ha cedido en algunos puntos de la negociación, instalando una mesa de “alto nivel” pero sin resultados definitivos todavía.

“La reunión en Caracas terminó a las 2:00 de la madrugada y sirvió, de alguna manera, para hacer algunos preacuerdos por parte del Gobierno. Los trabajadores decidieron que no se instalara la mesa en Caracas porque eso representaba una desventaja para nosotros y la protesta continuó. Con esa presión el Estado acepta que esa mesa se instale en Guayana, específicamente en Sidor”, contó.

Sin embargo, a Grisett le llama la atención que ante la posición del Gobierno de aceptar la reunión en Guayana el presidente de Sutiss, José Luis Hernández, siga colocando trabas a la negociación. “El señor José Luis Hernández rompió con los preacuerdos y no se permitió la instalación de la mesa, por eso nos causa suspicacia que cada vez que se solicita algo el presidente de Sutiss aparece con nuevos elementos”.

Uno de los elementos perturbadores de la negociación, según expuso Coalición Siderúrgica, ha sido la insistencia del presidente de Sutiss en plantear la necesidad de que se comercialicen los excedentes de Sidor.

“Él habla de la asignación de unos proveedores que él conoce. Nosotros creemos que elementos como esos deben apartarse de esa mesa, ya que eso no es una mesa de licitación sino una discusión contractual”.

El movimiento Coalición Siderúrgico espera que el paro que ha transcurrido por 19 días no sea un “paro patronal” encubierto por Hernández para hacerle el juego al Gobierno.

Grisett expuso que ha sido prácticamente imposible exponerle a los siderúrgicos la situación en el portón III por la continua “manipulación” del presidente del sindicato.

Los dirigentes invitaron a los trabajadores a precisar a Sutiss y exigir que se defina -en comité ejecutivo- el rumbo estratégico en esta negociación, en el que Sutiss está sin relegitimarse. (Clavel Rangel, Correo del Caroní, 12.05.14) 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.