Extrabajadores de la empresa de taladros Helmerich & Payne en el estado Monagas amenazaron con iniciar una huelga de hambre si en los próximos días no son reenganchados en sus puestos de trabajo.

Con la nacionalización de la organización en julio de 2010, los manifestantes quedaron sin empleo, pese a la promesa del presidente Chávez de conservarlos e incluso mejorar sus condiciones laborales.

Explicaron que PDVSA Servicios Maturín es la encargada de velar por el cumplimiento de los compromisos establecidos en el momento de la nacionalización, por lo que solicitaron al Jefe de Estado investigar la administración de la estatal. (Giselle Almarza, Globovisión, 06.04.11)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.