Ayer, un grupo de docentes que afirmó haberse censado en la Misión Saber y Trabajo, se mostró molesto al sentirse burlado por la falta de contratación en la Zona Educativa (ZE).

Por su parte, Mary Centeno denunció que «como docente me siento humillada, estudié una carrera que no he podido ejercer y ahora soy comerciante, vendo arepas y empanadas porque encontramos nuestros currículos en la basura, en la avenida Las Palmeras de Maturín». 

Apostados en la puerta de la ZE manifestaron que son 103 maestros del municipio Aguasay que esperan por un puesto de trabajo desde hace cuatro y cinco años.

Roxys Malavé, graduada hace cuatro años, expresó que «pedimos a la Misión Saber y Trabajo y a la Zona Educativa respeto, nosotros estamos con el proceso y ellos nos siguen faltando el respeto porque están entregando puestos a gente de Maturín, y nosotros que somos de otro municipio, nos dejan por fuera».

Acotó que «estamos con el proceso revolucionario y con la gobernadora. Nos mantenemos pacíficos por el momento, esperando que nos den respuesta y que reubiquen a los docentes que enviaron a Aguasay».

Por su parte, Mary Centeno denunció que «como docente me siento humillada, estudié una carrera que no he podido ejercer y ahora soy comerciante, vendo arepas y empanadas porque encontramos nuestros currículos en la basura, en la avenida Las Palmeras de Maturín». (Carolina Mota, La Prensa de Monagas, 24.01.13)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.