Bajo un inclemente sol, en horas de la mañana de ayer un numeroso grupo de trabajadores de la Corporación Venezolana de Guayana (CVG) se apostaron a las afueras de dicha empresa para exigirle al presidente Rafael Gil que se ponga al día con los beneficios contractuales de la masa laboral. Otro grupo estuvo secuestrado en las oficinas pues no los dejaron salir hasta el mediodía.

Juan Gómez, secretario general del Sindicato Único Nacional de Empleados Públicos de la CVG (Sunep-CVG), rodeado de sus compañeros de trabajo, denunció que desde hace varios meses vienen presentando problemas con el servicio del HCM al igual que la entrega de medicinas donde los principales afectados son los jubilados

Juan Gómez, secretario general del Sindicato Único Nacional de Empleados Públicos de la CVG (Sunep-CVG), rodeado de sus compañeros de trabajo, denunció que desde hace varios meses vienen presentando problemas con el servicio del HCM al igual que la entrega de medicinas donde los principales afectados son los jubilados. “Nos están llevando a nuestros familiares al Uyapar o a Guaiparo cuando nosotros pagamos por ese beneficio”.

Comentó que esta situación se viene presentando durante las gestiones de los presidentes que antecedieron a Gil Barrios, pero que en ésta ocasión la situación se le escapó de las manos a la máxima autoridad de la CVG. La deuda de la corporación con la aseguradora asciende al millón de bolívares.

También hizo referencia a la problemática que se viene presentando con los cupos del Centro Infantil de CVG. “Los cupos están siendo secuestrados por las nuevas autoridades que los están negociando a través de la Gobernación, Pdvsa y las comunidades y están dejando por fuera a la mayoría de nuestros hijos”.

Denunció que el presidente Rafael Gil ordenó que los trabajadores no entren a las oficinas, no tenemos acceso a nuestra casa laboral, esto es lo que llaman una verdadera democracia. Tres mil trabajadores se están viendo afectados, entre nómina diaria, mensual, jubilados y directores laborales. En caso de no recibir una respuesta por parte del presidente continuarán la protesta en las afueras del edificio sede ubicada en Alta Vista.

Llamado a compañeros

Le pidió a los trabajadores de otras zonas del país, como Delta Amacuro, Caracas, Amazonas y la capital de Bolívar, para que se apeguen a la medida de protesta, pues también se están viendo afectados ya que se trata de la salud tanto de ellos como la de sus familiares. (Alexander Guerra, Nueva Prensa de Guayana, 07.06.12)

Una respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.