Pablo Zambrano, dirigente de El Nuevo Sindicalismo, acudió este miércoles a la Fiscalía General de la República con el fin de solicitar el inicio de una investigación por un presunto atentado en su contra, hecho ocurrido la noche del pasado lunes en el sector UD2 de Caricuao.

Explicó Zambrano “El día lunes aproximadamente a las 11:30 PM, pocos minutos después de haber llegado a mi hogar, se introdujeron en el estacionamiento de mi residencia dos motorizados, quienes sin mediar palabras procedieron a abalear salvajemente mi vehículo”.

El dirigente sindical señaló que en los últimos meses han sido muchas las denuncias que han hecho acerca de la situación de los hospitales y centros ambulatorios debido a la grave crisis que atraviesan. “Esto no puede convertirse en hechos como han venido ocurriendo en Bolívar, Aragua y Miranda donde dirigentes sindicales han muerto por este tipo de violencia, En nuestro caso, por el sólo hecho de salir a protestar por las reivindicaciones a los trabajadores y el abandono de instituciones de salud”.

“Recientemente denunciamos el caso de Malariología, donde se demostró que el dengue no se está combatiendo tal como lo dice la campaña millonaria del Ministerio de Salud. Esto produjo mucho impacto en las comunidades por el engaño que conlleva que lo que dice el gobierno por los medios de comunicación no tiene nada que ver con lo que hace en la realidad”.

Gobierno que no resuelve pero acusa

Pablo Zambrano está convencido que lo que le sucedió no es un hecho aislado. “Cada vez que el movimiento sindical sale a protestar es tildado de güarimbero o es atacado de forma violenta por afectos al gobierno. Un ejemplo vergonzoso es el del dirigente sindical Rubén González en el Estado Bolívar con quien somos solidarios. Está preso por salir a protestar ”.

Alfredo Ramos, dirigente de La Causa R señaló “Este atentado del que fue víctima Pablo Zambrano demuestra que en estos 12 años de gobierno a los dirigentes sindicales combativos se les pretende amedrentar, acallar o silenciar por la vía de la desaparición física a través del sicariato. Método que se ha venido imponiendo en las relaciones sindicales con los patronos”.

“Exigimos que se haga una investigación exhaustiva de esta situación. Responsabilizo al Gobierno nacional de lo que pueda ocurrirme a mí o a mi familia: Pretenden callarme por las denuncias hechas al sistema de salud”, finalizó Zambrano. (Juan José Ojeda Díaz / Prensa de Solidaridad)

Publicado en conflictove.wordpress.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.