logoOVCSLos ciudadanos protestan ante la falta de luz, agua y otros servicios

Ineficiencia, burocracia y corrupción causan del déficit en servicios

Los servicios públicos son aquellos servicios que el Estado -en todos sus niveles- está obligado a proveer a los ciudadanos y a las comunidades, por mandato explícito de las leyes.

La energía eléctrica, el agua, el manejo de las aguas negras, el manejo de la basura, el alumbrado público, el acondicionamiento y mantenimiento de las aceras, calles, carreteras y autopistas, entre otras, son servicios públicos y son responsabilidad exclusiva del Estado.

Competencia exclusiva del Estado

No es un secreto que los servicios públicos atraviesan una severa crisis en Venezuela. Continuamente vemos -o vivimos- cortes de luz o de agua, aguas negras corriendo libremente por la superficie, montones de basura acumuladas en las calles o en los bordes de las carreteras, calles oscuras, aceras inexistentes para los peatones o carreteras y autopistas con innumerables problemas que no garantizan las mínimas condiciones de seguridad para los que las usan.

Es decir, el Estado no cumple con el mandato que tiene de llevar a los ciudadanos los servicios públicos. Ni tan siquiera, tenemos que decirlo, unos servicios que cumplan los mínimos estándares necesarios para que la gente viva con dignidad.

Ante la incompetencia

Esto provoca tensiones en la ciudadanía que, ante la disminución de su calidad de vida, se manifiesta en diferentes formas y generalmente en este orden: denuncias en medios de comunicación, quejas ante diferentes instancias del Estado y finalmente, cuando ven que no son atendidas sus demandas o que los problemas persisten, protestas.

Las protestas para exigir mejoras en los servicios básicos se observan en todo el país, principalmente en las regiones.

Junio: algunos ejemplos

Veamos algunos ejemplos donde la ciudadanía exige servicios públicos que les son negados, tomados del monitoreo diario que hacemos en el Observatorio Venezolano de Conflictividad Social y en ConflictoVe. Muchos de estos casos los reseñamos diariamente en nuestra cuenta de Twitter @conflictove.

El 13 de junio, en el sector Garabatal de Barquismeto, Lara, vecinos cerraron la vía exigiendo la culminación de trabajos de mantenimiento de tuberías en el sector. El 14una protesta de vecinos de boca de Aroa y Tucacas, en Falcón, trancó la carretera nacional Morón-Coro exigiendo servicio eléctrico y suministro de agua. El 16, los habitantes de Pampanito, Trujillo, protestaron por incendio en el relleno sanitario. El 17, en Bolívar,protestaron en Vista al Sol por bote de aguas negras. El 18, enCarabobo, vecinos denunciaron apagones en cinco municipios. El19mototaxistas cerraron los accesos hacia los sectores Los Cerezos y El Paraíso, en Puerto La Cruz, Anzoátegui, para exigir la pavimentación de las rutas.

Ineficiencia, burocracia y corrupción

La ineficiencia en la gestión pública es el caldo de cultivo de todos estos problemas. Esa ineficiencia abarca a todos los niveles del Estado. Es imposible dejar de lado la burocracia y la corrupción como elementos que inciden directamente en la deficiente prestación de los servicios públicos. Continuamente los ciudadanos acuden a alcaldías, gobernaciones, institutos y compañías del estado y a ministerios para hacer reclamos o pedimentos y se encuentran con que “falta una firma” o el responsable de reunirse con ellos o de hacer determinado trabajo no aparece.

Además,la opacidad informativa y la falta de transparencia en el manejo de los recursos, impide a la comunidad hacer contraloría social en los proyectos y asuntos colectivos de su interés. Tampoco son cristalinos los contratos de obras públicas. Se favorece a la corrupción y se limita la acción de los ciudadanos.

La protesta como último recurso

Ante la falta de respuestas y soluciones, las comunidades, muchas veces en forma espontánea y sin mucha organización, salen a protestar. A veces hacen cortes de carreteras, otras veces manifiestan frente a las instituciones, pero generalmente lo hacen en forma pacífica.

Queremos hacer notar que si la crisis de los servicios públicos aumenta, especialmente de los que pudiéramos llamar servicios más básicos, es decir, la luz y el agua, pudiéramos estar frente a un aumento de las protestas.

Quienes dirigen al país parecen estar más preocupados por mantenerse en el poder que de sus obligaciones como funcionarios al servicio público. Mientras esto ocurra, la protesta social y los vecinos seguirán tomando las calles en busca de soluciones.

@MarcoAPonce y @mlhccs

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.