Julio César Alviárez Superintendente Nacional de Seguridad Social, Dr. Julio César Alviárez

Nuestra Carta Magna con su enfoque en derechos humanos, hace énfasis en su artículo 86, al derecho que tienen todas las personas a disfrutar de la seguridad social como servicio público de carácter no lucrativo que garantiza y asegura la protección en determinadas contingencias y en el que el Estado está obligado a asegurar la efectividad creando un Sistema de Seguridad Social. Palabras más, palabras menos es el deber ser y es lo que menos promulgan las autoridades competentes en la materia.

Días atrás (18 de agosto) le realizaron una entrevista por el canal del Estado al Superintendente de Seguridad Social, Julio César Alviárez, en el que señalaba «… la seguridad social es un conjunto de actividades desarrolladas por la sociedad y … por el Estado, para darle a todos los habitantes del país la mayor suma de felicidad posible». De acuerdo con lo que dicta la Constitución y el ejercicio del cargo, el Sr. Alviárez no tiene un criterio mínimo de la concepción de Seguridad Social, sus implicaciones y la importancia que tiene para el desarrollo humano y económico de un país.

Además, Alviárez menciona que las misiones sociales tienen un basamento jurídico constituido en el artículo 86 de la Constitución. » todo aquel que no cotiza, que no ha podido contribuir con la seguridad social, no puede estar excluido, ahí se basa lo de las misiones». Los programas sociales o misiones fueron creados (apartando el componente político – electoral) para atender a una población vulnerable con determinadas características y no para la asignación discrecional de pensiones o cualquier otro beneficio (aunque en la práctica suceda lo contrario).

Tanto el Dr. Alviárez como el Ejecutivo han tenido ciertos inconsistencias con respecto a la definición y garantía de éste derecho (y otros más). Demasiado han profesado el respeto a la dignidad humana, autonomía y los beneficios de la seguridad social sobre todo con los adultos mayores. Un ejemplo de esa dignidad humana la vemos en las manifestaciones de adultos mayores exigiendo el cumplimiento de sus derechos, en los ancianatos y orfanatos dependientes del Instituto Venezolano de los Seguros Sociales (IVSS) por riesgo de cierre, entre otros.

Mucha es la tela que cortar sobre el derecho humano a la seguridad social y el complejo escenario en ese ámbito que se tiene en la actualidad. Ante el recrudecido panorama y como dice la «autoridad» de la Superintendencia de la Seguridad Social en el país… «estamos desarrollando la estrategia que nosotros llamamos elevar la cultura de seguridad social»

@desireegm

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.