El informe de la Comisión Interamericana de los Derechos Humanos refleja la realidad que se está viviendo en Venezuela. Quizás el Gobierno Nacional pudiera mentir en los escenarios internacionales o en algún lugar de Venezuela donde sólo sesintoniza a Venezolana de Televisión y Radio Nacional, pero a quien jamás podrán mentirle es a los protagonistas, a quienes hemos vivido y sufrido en carne propia las persecuciones y vejaciones.

En el extenso informe en  la pagina 38, punto 154, se puede leer claramente un ejemplo palpable de la criminalización de la protesta ocurrida el 14 de marzo del 2008, cuando un grupo de trabajadores de la empresa Siderúrgica del Orinoco SIDOR llevó a cabo una protesta pacifica para defender la Convención Colectiva y para solicitar mejores condiciones laborales, y fueron reprimidos por la Guardia Nacional y por la policía del Estado Bolívar con gases lacrimógenos, armas de fuego y perdigones, causando varios heridos. En esa ocasión, cincuenta y siete trabajadores fueron detenidos y el Ministerio Público los imputó bajo la presunción del delito de cierre de vías públicas, previsto en el artículo 357 del Código Penal. Así mismo, el Ministerio Público solicitó al tribunal que se acordaran medidas cautelares de presentación periódica y prohibición de salida sin autorización de la localidad en la cual residen o en el ámbito territorial que fijara el tribunal, de acuerdo con lo establecido en el articulo 256 del Código Orgánico Penal. En esa oportunidad el juez 3ro. de Control admitió la comisión del delito y acordó continuar la investigación, pero otorgó a los imputados la medida de libertad sin restricciones, en tanto no estaban individualizadas las responsabilidades. Ante esta decisión, la Fiscal Luisa Ortega Díaz apeló la decisión, por considerarla “contradictoria, inmotivada e incongruente”. De esa memorable jornada quedaron 53 carros destruidos por la Guardia Nacional y la Policía del Estado Bolívar sin que nadie haya respondido por  ese hecho.

El informe de la Comisión estuvo sustentado por el informe de PROVEA del año 2008  el cual describe objetivamente este lamentable suceso y menciona los nombres de Yunis Hernández y José Luis Alcocer, entre otros, como víctimas de la furia desatada por los cuerpos represivos del Estado.

El próximo 14 de marzo se cumplen dos años del día que en SIDOR hemos denominado “El día de la resistencia Siderúrgica” y que no puede ser obviado ni opacado solamente porque al Presidente de la Republica pretenda descalificar el informe de la Comisión.

Los trabajadores de Guayana tenemos una larga tradición de lucha y es por eso que al día de hoy estamos dispuestos a defender nuestros derechos políticos expresados en el derecho a la protesta, el derecho a la huelga, la libertad de agremiarse, la libertad sindical y la libertad de expresión. Si no  tenemos garantizados los derechos políticos jamás podremos luchar por nuestros derechos económicos y sociales.

José Luis Alcocer

Coordinador de UNIDAD MATANCERA en SIDOR

Una respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.