El pasado viernes en el Centro Penitenciario Yare III, el penal de última tecnología, fue escenario de un nuevo escándalo, cuando el interno Einston Chi Suárez se fugó, logrando picar las telas y luego siendo recapturado.

Pero lo que llama la atención es que este establecimiento estaba cumpliendo ese día 1 año de su creación. Como recordarán, dos semanas atrás los internos denunciaron torturas y maltratos a:

1. Mayker Alfredo Plazola Quintero, quien el pasado 26 de junio fue quemado con yesquero en ambas tetillas, le colocaron corriente y fue golpeado con un listón.

2. Erick José Coello, torturado durante 5 días con palo y un bate de aluminio.

3. Jhonny Aníbal Hernández, brutalmente golpeado y maltratado con un bate y una máquina de corriente por el coordinador del grupo, Eric Nelson Pubiano, y el funcionario Chuqui Marín fue trasladado del penal de Yare III al Internado Judicial de Anzoátegui «Puente Ayala».

4. Mohamad Adul Raman, a quien el 24 de junio lo golpearon brutalmente con una pala y le quemaron en el brazo izquierdo con un cigarrillo, motivo por el cual fue trasladado a un centro hospitalario el día 25 de junio por presentar convulsiones por los maltratos recibidos.

5. Además de estos hechos, también fuimos informados por la población reclusa, que a la llegada de un traslado de 20 internos, aproximadamente, provenientes del Centro Penitenciario Región Capital Yare I, los mismos fueron RAPADOS (corte de cabello militar).

Debido a esto, los internos, cansados de tanto maltrato, decidieron iniciar una huelga de hambre que culminó con la firma de un acta que establecía restablecimientos de derechos violados. Pero no pasó una semana, cuando se produjo una Vaca Loca, o sea, un traslado de más de 20 personas a varios establecimientos. Hasta uno fue a parar al Internado Judicial de Barinas.

Internado Los Pinos en San Juan de los Morros:
Fue asesinado Yoelvis Almao Mendoza, quien presentó heridas por arma de fuego en diferentes partes del cuerpo.

Centro Penitenciario de los Llanos en Guanare:
El pasado domingo, 21 internos del Cepella, realizaron una protesta contra las autoridades judiciales, solicitándoles celeridad en sus traslados para otros penales, porque sus vidas corren peligro, la cual fue disuelta por la Guardia Nacional a punta de gas lacrimógeno.

Penitenciaria General de Venezuela:
A la morgue del Hospital «Ranuárez Balza» de San Juan de los Morros ingreso el cuerpo sin vida del interno Omar Parra, de 20 años, quien presento múltiples heridas en el cuerpo. Pero como afirma la directora nacional de Servicios Penitenciarios, «Las cárceles del país están en calma y paz».

Centro Penitenciario de la Región Centroccidental, conocido como cárcel de «Uribana»: resultó asesinado el interno Nely Beltrán, de 22 años de edad, quien se encontraba en la placa del área de Máxima Seguridad, y al salirse al pabellón fue asesinado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.