Anexo de Damas de Sabaneta: La interna Yadira Roa Acosta (33) fue atacada el pasado viernes dentro de su celda. A la mujer la encerraron en su celda y la rociaron con insecticida y otros químicos en aerosol, luego le prendieron fuego.

Las autoridades del penal la trasladaron al Hospital Universitario de Maracaibo, donde falleció el pasado lunes.

A estos horribles crímenes, ahora en los anexos de mujeres, hay que cerrarles el paso, porque nunca se había visto este tipo de práctica, desde que en el Anexo de Santa Ana también sucedió.

Lo triste es que las autoridades digan que «aquí no pasa nada», fracaso total en la política penitenciaria, ese Consejo Penitenciario debiera convocar a un grupo de expertos y crear un equipo que colabore con las actividades del gobierno para su fortalecimiento.

Internado Judicial de Barinas: El Día del Padre fue fatal para el recluso Luis Cristóbal Valero Santiago, de 31 años de edad, quien a las seis de la tarde de ayer fue hallado sin vida por asfixia mecánica en uno de las celdas del penal.

Se trata del interno número siete que resulta ahorcado o asfixiado este año en este recinto carcelario, lo que revela que es una nueva modalidad para ultimar reclusos en Injuba.

Polisalias: La muerte de un detenido, identificado como Antonio Durán de 36 años, ocurrida en los calabozos de la Policía Municipal de Los Salias en los altos mirandinos del estado Miranda, ha ocasionado la apertura de una investigación en contra del organismo por parte de un Tribunal Penal, el Cicpc y la Defensoría del Pueblo.

Familiares y allegados del occiso protestaron frente a las puertas de la Comandancia, acusando de negligencia y maltrato a los funcionarios que el lunes capturaron a Durán, por una denuncia de violencia doméstica en contra de su ex pareja.

Según la versión de los dolientes, el detenido fue golpeado salvajemente dentro de los calabozos y hallado muerto dos horas después, por lo que acusan de abuso a los efectivos que participaron en su aprehensión y negligencia para evitar las lesiones presuntamente propinadas por otros presos, que le causaron la muerte.

Además denuncian que los presos no tienen comida, es importante hacer un llamado al alcalde de Los Salias, Ovidio Lozada, para que tome cartas en el asunto, e impulse una política de respeto a los derechos humanos.

Poliurbaneja: hice una visita a sus calabozos en el estado Anzoátegui, en la cual conversé con los detenidos, los cuales deberían estar en un internado judicial y no en una policía administrativa; lamentablemente, las autoridades que deberían brindar el cupo adecuado, buscan resolver los graves problemas que tienen dejando a los detenidos en retenes improvisados.

Humberto Prado
Coordinador General
Observatorio Venezolanos de Prisiones

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.