Trabajadores del aluminio salieron a exigir que se cumpla con el pago de los intereses de prestaciones sociales y los días adicionales que, para estas fechas, se estima cancelar a más de 12 mil empleados de la industria.

Los dirigentes de CVG Alcasa y CVG Carbonorca llevaron la flota de autobuses hasta la redoma de CVG Bauxilum (La Piña) para hacer ruido y trancar ese tramo de la avenida Guayana de Puerto Ordaz.

En la redoma se concentraron hasta las 9:00 de la mañana, para luego partir hacia el portón de CVG Alcasa donde realizaron la asamblea en donde se debatieron los temas que motivaron la movilización.

Vociferaron contra la “irresponsabilidad” del Ejecutivo y José Gil agregó duras críticas contra el presidente de CVG Alcasa, Elio Sayago, así como en el 2009 lo hiciera contra César Aguilar, ex presidente de la estatal.

El primer turno de la empresa no entró a laborar. “Como no hay comida, no podemos trabajar”, dijo Gil al culminar la asamblea.

Verdadero socialismo

Tal como si fuese un Dejà du los dirigentes sindicales del aluminio reclamaron al Gobierno los mismos incumplimientos y vejámenes de 2009. Intereses de prestaciones, inversiones para las empresas y pasivos laborales.

Pero Henry Arias no entró en detalles sobre los asuntos domésticos de CVG Alcasa y elevó su discurso hacia las altas esferas del Gobierno “socialista”. Señaló que la situación de laempresa no escapa al resto de las empresas del aluminio y que debe ser el Gobierno el que dé respuesta al planteamiento del mencionado sector industrial.

“Estas empresas fueron hechas para generar bienestar al pueblo, empleo ¿Van a salir a comprar aluminio? ¿Qué van a hacer con los más de 60 mil desempleados? El socialismo que le genere bienestar social a la familia, en ése es el que yo creo, no creo en el comunismo y por eso lo denunciamos”.

Sin participación

José Gil, secretario general de Sintralcasa, enumeró los reclamos al presidente Sayago: en primer lugar “que deje la mentira”, segundo que dé respuesta sobre la recuperación operativa de la planta y sobre Bs.F. 23 millones que los trabajadores recolectaron como producto de la desincorporación de las celdas 1.

“Este beneficio que estamos planteando tiene que ser cancelado con un subsidio del Ejecutivo nacional, porque los trabajadores del sector aluminio dejamos de producir para entregar esa energía y el Gobierno se comprometió a subsidiar a los empleados. Bueno, es el momento para que el Gobierno atienda el reclamo de los trabajadores”. (CorreodelCaroní; 22.07.2010)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.