Nacimiento y Respeto

Estamos en la Semana Mundial por el Parto Respetado. Es una iniciativa que mantiene desde el año 2004 con la finalidad de sensibilizar a la población mundial acerca de los excesos de prácticas médicas perjudiciales para las madres y sus bebés durante el alumbramiento.

Con esos mismos objetivos, año tras año se vienen tratando temas como la episiotomía, una incisión quirúrgica que se hace en el perineo para acelerar la salida del bebé (2004), las posiciones para parir (2005), el tiempo para nacer (2006), el entorno amoroso durante el parto (2007), la inutilidad de la separación del bebé de su madre o padre (2008) y la disminución de las cesáreas innecesarias (2009). En esta oportunidad, el foco es «Nacimientos traumáticos, cómo evitarlos. Nacimientos placenteros, cómo lograrlos».

En Venezuela desde antes de los ochenta se viene promoviendo y educando para la humanización del parto, y es necesario nombrar a una de las pioneras: Elisa Jiménez , de Avesa, por su trabajo en la Maternidad Concepción Palacios con programas de extensión en la Maternidad de Petare. Por la envergadura del tema y la recepción, llegamos a pensar que continuarían en el tiempo y se crearía una escuela, una corriente poderosa, pero no fue así. En Maracay, debemos nombrar a Bibì Baldwin con su perseverante trabajo de sensibilización y educación en el propio Hospital Central y con los cursos de Educación para el parto en la casa de la Mujer Juana Ramírez, en La Candelaria, en las Salas de Parto Natural en Aragua, y en la formación de doulas. Marbella Camacaro también en Maracay, sigue haciendo sustanciales aportes teóricos e investigativos sobre la violencia obstétrica, como docente e investigadora.

También creíamos que las Salas de Parto con el criterio inicial humanizador iban a persistir, a ser centros pilotos para la formación y práctica . Es probable que muchos otros proyectos públicos hayan corrido mejor suerte. De los privados, no vamos a hablar en esta ocasión.

USTED LO SABE Y CALLA

¿Usted lo sabe y calla o, calla por qué no lo sabe? A los temas que se han venido abordando desde 2004, se les debe añadir- quizás para el 2011- el maltrato que reciben las parturientas por parte del personal de salud, lo que se llama trato deshumanizado. En qué porcentaje? Alto, en la medida que se conocen los derechos; bajo en la medida que se desconocen y nulo cuando las mujeres creen que no se merecen nada. ¿A quien le da ventaja que las mujeres no conozcan sus derechos y sus cuerpos sean considerados como “un algo” al servicio de otros? Si lo sabe, no se calle.

Es difícil comprender el estatus de persona en una cama ginecológica de un centro de salud, también lo es creer en la Constitución y en la ley contra la violencia. En este lugar pocas mujeres pueden creer eso de que todas las personas tengan los mismos derechos. “Desde el primer momento te das cuenta que ellos/as tienen más derechos que tú que estás con contracciones sin que te miren ni atiendan, deseando estar acompañada con tu i pareja o alguien que te quiera y te respete .Duele decirlo, por mí y por mi hija que iba a nacer, me sentí como un animal”

LA HERENCIA DEL DR. MOURICEAU

Habría que preguntarse si las escuelas de medicina y el personal de los centros de salud públicos y privados se han enterado que en la Ley Orgánica sobre el Derecho de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia se contempla la violencia obstétrica. Art.16. (Captl III, Definición y formas de violencia contra las mujeres, 13) reza: “Se entiende por violencia obstétrica la apropiación del cuerpo y procesos reproductivos de las mujeres por personal de salud, que se expresa en un trato deshumanizador, en un abuso de medicalización y patologización de los procesos naturales, trayendo consigo pérdida de autonomía y capacidad de decidir libremente sobre sus cuerpos y sexualidad, impactando negativamente en la calidad de vida de las mujeres”

Presumimos que la mayoría de las mujeres no la conocen, o no creen en ella y, las que acuden a las salas de parto aceptan cualquier tipo de trato que se les dispensa, hay que decirlo, en circunstancias de mucha desventaja y angustia.

La cantidad de relatos sobre los maltratos recibidos, no concuerda con los silencios. . Una vez salen del hospital – con su bebé o sin él-, son muy pocas las mujeres que deciden formular denuncias, tal como dijimos, por desconocimiento o descreimiento, aunque el colapso de la mayoría de los hospitales, el abarrotamiento, la espera y las colas, o la falta de personal, es lo que aparentemente justifica para muchas de ellas el trato recibido. Para concebirlo así, es necesario el desconocimiento de los derechos fundamentales.

Las palabras cargadas de desprecio y desinterés hacia las parturientas , la falta de comunicación entre el personal de salud y parturienta, las exigencias de que cumplan ciertos procedimientos de rutina, los tactos a que las someten, a veces, de acuerdo a la necesidad de los y las residentes , el apoderamiento de todo el personal sobre su cuerpo que supuestamente son quienes saben, más la episiotomía como rutina, la separación madre-recién nacido/a, la ausencia del padre y de la familia, el criterio subjetivo para practicar el parto por vía de cesárea, el desconocimiento de las necesidades emocionales de la mamá y el bebé, y el maltrato , impiden hablar de la experiencia del parto como un acto digno , y de acuerdo a la ley antes mencionada , las situaciones antes referidas se podrán considerar actos constitutivos de violencia obstétrica , y por lo demás , están penados .

La apertura médica que existe ante nuevos métodos terapéuticos y tecnológicos , recae principalmente en los casos de cesárea y en otras cirugías, sin embargo, no existe consideración sobre los estudios realizados sobre el parto humanizado, que pasa también por no obligar a parir en la postura de litotimia-acostada. No hay miramiento posible a pesar de los estudios existentes. Como en tantas otras cosas que están en la ley y fuera de ella, priva la costumbre, en este caso producto de la idea del médico francés Francois Mouriceau (1657-1709), la cual sigue presente hasta nuestros días: la mujer debe dar a luz en la cama.

Si sólo fuera eso, así de simple, las mujeres se levantarían cuando se sintieran incómodas. Pero pesa sobre ellas un mandato expropiatorio, en el que se llega a sentir que el saber está en el “Otro” y obedecer, callar y aguantar tiene el peso de todo aquello que se hace en nuestro nombre, aunque sea en contra, y al final, se pretende la muestra de agradecimiento.

PROTAGONISTAS

Se requiere sumar acciones para un cambio en el actual modelo de atención del parto/nacimiento. La divulgación de la ley es un punto más para ello, una manera de visibilizar los derechos, pero también se requiere profundizar sobre el concepto del parto como un acto médico en el que la protagonista no es la mujer que está pariendo, es el médico /a que le acompaña y le asiste en circunstancias y situaciones a menudo poco o nada favorables en distintos términos para ella ,la mamá , el / la bebé, el papá , la familia los y las profesionales de la salud y la sociedad. Nacer en medio de un acto violento, es un buen inicio para una vida violenta. .

Para información y denuncias llama al:
(O8OO-MUJERES) 0800-6853737

oooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooo

Casa de la Mujer Juana Ramírez “La Avanzadora” Maracay
(Fundada en 1985)
Programa de Atención a mujeres en situación de violencia
De lunes a viernes de 8 a 12 y de 1 a 5 p.m.
CEDIAR -Centro de Documentación e Información Aída Arroyo.
Horario de Servicio: lunes a jueves de 1,30 a 5 pm -Funciona en la misma sede.
Directorio: Órgano Divulgativo de la Casa de la Mujer Juana Ramírez “La Avanzadora”. C/. López Aveledo Norte No. 11. Urb. Calicanto. Aptdo. de Correos 2031. Telefax. 0243- 2463796 Correo E: cmjrla@yahoo.es

Una respuesta

  • Por que hasta ahora la mayoria de las clinicas privadas solo ofrecen partos vaginales medicalizados, no deberia la ley organica para el derecho de la mujer a una vida libre de violencia u otra ley o norma regular que en cada clinica privada se ofrescan modalidades de parto que no medicalicen el nacimiento, no violen los derechos humanos elementales de la mujer a la hora del parto y no obstaculicen el apego madre-hijo, etc… Tiene dinero para crear areas de cirugia estetica (no lo digo porque este en contra o lo critique) y no areas que son de más importancia…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.